Dejar fluir los sentimientos

Hay una gran distancia entre reprimir y dejar fluir a nuestros sentimientos. Reprimir enferma. Fluir libera y nos ayuda a conocernos mejor.

Desde niños vamos aprendiendo que algunos sentimientos son “negativos”: no estés triste, ya no llores, sonríe!, nada más lejos de la verdad. Los sentimientos son y no se les puede aplicar un juicio de valor. A lo que si se le puede juzgar es a la forma de expresarlos. Y creo que ese punto es en donde hay mucha confusión.

El niño tiene derecho a estar enojado pero no tiene derecho a patear a su perro para expresar su enojo.
La madre tiene derecho a sentirse triste pero no tiene derecho a compartir su enorme tristeza con su pequeño de dos años que tanto la necesita.
El padre tiene derecho a sentirse frustrado pero no tiene derecho a gritarle a su esposa.

En un sólo día, nosotros experimentamos una gama enorme de sentimientos. Y hay que desarrollar la capacidad de observarlos, de no reprimirlos y de expresarlos de maneras protegidas.

Si estoy triste y necesito estar sola: adelante! tal vez un buen paseo ayude a liberar esa tristeza. Los disgustos digeridos en silencio terminan por digerir las células del cuerpo en el sentido literal de la palabra.

No se pretende sustituir los sentimientos negativos por otros positivos: se trata de dar entrada franca y dejar curso al libre desarrollo de los sentimientos. Debemos mirar de frente a nuestra rabia y vivirla, siempre en actitud de contemplación y con respeto a los otros.

Primero reconocerlos, mirarlos de frente, dialogar con ellos y luego exteriorizarlos de manera protegida: en el lugar adecuado, con la persona adecuada, en el momento adecuado. No dejar el paso libre a la agresión pero si dialogar con ella: ¿Qué es lo que me hace sentir tan enojada? ¿Qué ha detonado esta tristeza en mi?

Es importante además, despojarse de la expectativa de que debemos estar contentos siempre. Eso es una mentira!. Los sentimientos de odio y enojo nos ayudan mucho para entender los límites que debemos fijar en las relaciones con otros:En el coraje hacia una persona se oculta un impulso positivo: no deseo que me hagas sombra, quiero vivir!

Un comportamiento pasivo enferma. No hay razón alguna para tener miedo a los sentimientos negativos porque tampoco somos responsables de su aparición: sí del modo de expresarlos.

Honra a tus sentimientos: no los nieges, están ahí para algo, te lo aseguro!

8 comentarios en “Dejar fluir los sentimientos

  1. muy bueno!

  2. Por mucho tiempo trate de contener mis sentimientos, senti que la hiper-sensibilidad aumentaba mi fragilidad y me ponia como tiro al blanco para quien quisiera lastimarme. Muchos anos me costo dejarme ser como soy con mis claroscuros , es un recuperar la confianza en el otro y entender que los que te quieren , te aceptan y los que no, pues esos se la pierden , como decia tu papa…. gracias

  3. Rocio:
    Me encanto tu escrito, sobretodo donde dices de los sentimentos de odio y coraje hacia los otros, ayudando a fijar limites. Yo creo que nuestros sentimientos no tienen moral, no caben dentro de un “bueno – malo” ellos existen independientemente de nuestra voluntad, son nuestras acciones las que son constructivas o perjudiciales.
    Te felicito por tu blog y es un deleite leerlos. Gracias

  4. Gracias Rocio, me encanto y me ayudo a no sentirme culpable por externar como me siento realmente en ciertas ocaciones…y con quien sea..

  5. Muy buena informacion gracias por su apollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s