Laura de Tulancingo

Una mujer que creyó en mi. Una psicóloga que aportó inmenso amor a todos los que la conocimos. Una mujer que creía en la cultura y la educación como base para una vida mejor.

Una esposa maravillosa, madre adorada, abuela entusiasta, amiga incondicional, compañera de vida.
Su huella, en Tulancingo y en el mundo será imposible borrar.

Con su firme creencia en la mujer trabajó por ellas y para ellas. Ningún encuentro con ella era estéril, muy al contrario.

Una parte de ti, mi querida Laura, se fue. Otra, la del amor, la entrega, la de tu sonrisa y tus deberes, esa se queda en mi para siempre. Nadie más me dirá Rociiiiito como tú. Creíste en mi, en el Instituto de Logoterapia, en que podía aportar algo a tu mundo. Y eso lo guardo por siempre y para siempre en mi corazón.

Laura, ejemplo en la vida y en la muerte.

Gracias por haberme permitido estar cerca de ti y por enseñarme, con tu adiós, tu fortaleza, tu aplomo, tu profundidad de espíritu, que nos acompañará siempre.

Un comentario en “Laura de Tulancingo

  1. Rocio, no tuve el gusto de conocer a Laura, pero me encanto el sentimiento q albergas hacia ella y si asi te expresas de todas y cada una de tus amigas….te felicito porque tienes una manera pura y honesta para hacerlo.
    Que Dios te bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s