Sincronicidad

“Cómo es adentro, es afuera” palabras que se atribuyen a Heráclito, el alquimista de origen griego, que permanecen vigentes y que encierran una gran verdad.

Para la psicología profunda, lo que ocurre dentro de mi se manifiesta en el exterior: ese es el concepto de la sincronicidad. La realidad exterior es la representación más exacta de lo que siento, de lo que pienso, de mi estado psíquico. Nada de lo que sucede afuera es una casualidad, más bien es una representación.

Y es interesante pensar, que al invertir la fórmula podemos mejorar situaciones internas mejorando nuestro exterior. “Cómo es afuera, es adentro”… es decir, cambiar nuestro mundo interno a través de llevar a cabo cambios en el exterior. Ejemplo: me siento confundida con respecto a un tema de mi trabajo: ordeno mi escritorio. Cuando estoy en esa tarea, vienen a mi mente ideas, pensamientos que iluminan, que ponderan, que desentrañan aquello que me ha generado la confusión.

El orden exterior puede ayudar mucho en el orden interior. Tener una agenda organizada, planear mis compromisos, decir que no a las demandas que me será imposible satisfacer… tomar en cuenta el tiempo de traslado de un lugar a otro y dejar un tiempo para imprevistos, todas estas acciones me generarán un día organizado y tranquilo: redundará en tranquilidad mental, es decir, salud y bienestar.

Todos sabemos las consecuencias, ya demostradas en el ámbito científico, de vivir una vida estresada y desorganizada: el sistema inmunológico se deprime, nos enfermamos. Nuestro cuerpo lo resiente.
El desorden exterior es una manifestación del desorden de nuestra psique. Ordenarnos de afuera hacia adentro es una posibilidad interesante.

La sincronicidad es justo la situación en donde todo parece estar ordenado: pienso en tomar un curso de una cierta materia y aparece en el resquicio de mi puerta un folleto anunciándolo. Ahora bien, no debemos atribuir a la causalidad hechos que solo corresponden a la casualidad. Porque ahí puede entrar el autoengaño como un mecanismo para justificar decisiones.

Cuando te decides a merecer sucede que la vida te da.
Cuando te decides a perdonar ocurre que la oportunidad se presenta casi de inmediato.
Cuando te decides a amarte más, encuentras modos que antes ni siquiera imaginabas.
Cuando te decides a servir a los demás a través de tu trabajo, aparecen los medios, las personas, los lugares…
Cuando te decides a mejorar se abren mil posibilidades para hacerlo.
Cuando te decides a vivir una vida significativa se abre el abanico de posibilidades…

Basta con desearlo. Pero ese deseo debe ser auténtico, honrado, producto de la reflexión profunda.

Sí, es así: “Cómo es adentro es afuera y cómo es afuera, es adentro”. Basta con observar con detenimiento…

8 comentarios en “Sincronicidad

  1. Leo con mucho interes todos tus articulos Rocio, creo que nos ayudan en gran manera a mejorar nuestras vidas.
    Gracias.
    Georgina

  2. WOW.. WOW… Caray!!! como sabias que YO necesitaba oir esto!!! Mil gracias… ( ya estoy arreglando mi escritorio “as I write” !!!!!)
    Un beso
    Beatrix

  3. Rocio! Maravilloso articulo! Muy enriquecedor y a la vez reflexivo. Felicidades!

  4. MUY BUENO, SIMPRE PENSAR POSITIVO Y SER ORDENADO TIENE QUE SER MEJOR QUE LO CONTRARIO Y TRAER COSAS BUENAS, POR PURA LOGICA, Y SI FUNCIONA

  5. Proyecto: feng shui- ar mi casa… para que se acomode el resto….

  6. Más tarea. Más consciencia. Observar y trabajar. Muy bien.

  7. Me encanta este artículo tan ilustrativo que debo aplicarme en toda su extensión. Gracias por ser mi hija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s