El perdón

Pedir perdón, perdonar.

¿Cuándo debemos pedir perdón? Cuando hemos faltado a nuestra palabra, cuando no hemos cumplido nuestras promesas, cuando sin intención hemos lastimado a otro ser humano.
¿Cómo pedirlo? La mejor manera de pedir perdón es explicando palabra por palabra el daño cometido y añadiendo un: “quiero asumir mi responsabilidad y lo lamento en verdad”. Sí no lo lamentas, no pidas perdón.
No pidas perdones apresurados, vacíos, triviales. No digas a cada rato “perdón”:te devalúas, otorgas tu poder, cansas…

Pide perdón con el corazón en la mano, que tus palabras estén impregnadas de tu espíritu, que sea auténtico. Y recuerda que no basta con pedir perdón, muchas veces es insuficiente. Habrá que reparar el daño, en la medida de lo posible!. Y recuerda: el perdón se pide con independencia de la respuesta del otro.

¿Cuándo y cómo perdonar?
Sí te han lastimado y conservas la ira, el rencor, el resentimiento: puede ser que haya llegado el momento de decidir perdonar. Perdonar no significa permitir de nuevo el comportamiento abusivo. Perdonar no significa invitar a la persona de nuevo a tu vida o a tu casa. O tal vez sí. Depende del daño.

El perdón no es un acto de una sola sesión. El perdón es un proceso, el perdón es sobre todo una decisión. Decidir ya no cargar con el rencor que agota, que desgasta, que esclaviza. Decidir atribuir a mi misma la responsabilidad de tu bienestar y no hacer al otro, al que te ha hecho el daño, el responsable de tu paz.

Perdonar no significa abandonar la propia protección sino la frialdad. Perdonar significa empezar de nuevo con alegría, con energía, con optimismo.

Es recomendable apartarse primero. Darse un tiempo. Tomar distancia para tener una mejor perspectiva de la situación. Para ver más claramente, para comprender mi participación en los hechos. Bien dicen que “el rencor es un veneno que te tomas creyendo que le haces daño al otro”

Sí pudiéramos comprenderlo todo, perdonaríamos todo.

Perdonar es privilegio de personas inteligentes, que prefieren ser los protagonistas de su propia historia.

Perdonar del todo es casi imposible, perdonar en un 90% es excelente, un 75% de perdón con un 25% de “no sé si estoy segura” es buenísimo. Un 10% de perdón significa que acabas de empezar!!

Regálate perdonar. Sé libre y elige reducir el sufrimiento del mundo. Decide olvidar y repite para tí mismo: “te perdono y aprendo mi lección”.

Te sentirás más saludable!!!

8 comentarios en “El perdón

  1. Creo que al pedir perdón es muy importante no decir: Perdon, pero… Si decimos PERO, invalidamos el Perdon. Excelente articulo, como siempre!!

  2. buenas noches rocio tienes razon con eso del perdon si uno no se perdona uno mismo nunca va a encontrar la paz interior

  3. GRACIAS ES RECONFORTANTE SABER QUE TENEMOS A ALGUIEN EN NUESTRAS VIDAS QUE NOS HACEN RE3CAPACITAR SOBRE SIERTOS ASPECTOS QUE NO YEGAMOS A ENTENDER O QUE NO SABEMOS DISERNIR GRACIAS ESPERO MAS CONTESTACIONES QUE TENGA UNA LINDA NOCHE Y UN HERMOSO FIN DE SEMANA

  4. Si no hay perdón nos autosaboteamos en realidad, y cuando venimos a ver, el que termina fregado y amargado es el que no perdonó, y no el que hizo el daño…

  5. Julio Alberto Andujo Almeida

    exelente

  6. Blanca Carrasco

    Rocio:
    Gracias por tu tema, creo que el perdón se dá o no se dá, lo que puede estar condicionado (por el daño recibido) son los pactos o acuerdos que se toman despues del perdón:
    a) Pacto de coexistencia: donde ya no hay rencor pero si indiferencia en la relacion o ya no hay mas relación.
    b) Pacto de conviviencia: nadie está molesto, pero tampoco profundizan la relación, dos vidas juntas donde uno deja vivir al otro.
    c) Pacto de comunión: deciden reiniciar un camino juntos
    Cualquiera de estos pactos es bueno o sano dependiendo del daño (por ejem en caso de violacion no se pide llegar al pacto de comunion). Bueno ese es mi comentario. Que tengas un bonito DIA!!!!

  7. Rocío:
    Tengo en mi mente una frase del Padre Ignacio Larrañaga:
    “Si comprendieramos, no haría falta perdonar”
    Que sería lo ideal no? y para pedir perdón: se requiere de humildad,
    para reconcer mi error, para acercarme, para expresarlo.
    Creo que en los dos casos se requiere de ayuda de Dios. Que con Su Gracia pueda comprender, y me conceda el valor de pedir perdón cuando sea necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s