La confianza en nuestras relaciones

El tema de la confianza puede ser tratado desde muy diversos ángulos: la confianza en uno mismo, la confianza que depositamos en los demás, la confianza que tenemos en la vida. Y su otra cara: la desconfianza y la traición.

Confiar en el otro significa poner bajo custodia en otra persona o institución algo que consideramos valioso. Esto puede ser una posesión material, un conocimiento, una información, una mascota, una esperanza, una ilusión.
Para poder desarrollar la virtud del optimismo necesitamos confiar en la vida, en las personas, en las circunstancias. Sí sólo confiamos en nosotros mismos nos vamos a ver atrapados en callejones sin salida. Y sí confiamos en quién no es digno de confianza vamos a salir muy lastimados. La línea que separa la frontera entre no confiar y confiar en otros es muy delgada, a veces casi imperceptible.

Para crear, y para conservar una relación el rasgo más importante es la confianza. Así que si deseamos enriquecer nuestro mundo a traves de las relaciones con otros, el único camino seguro es el de ser personas dignas de confianza.

Los requisitos indispensables para ser una persona digna de confianza son:
1. Hacer que mi palabra tenga valor. Sí me comprometo a prestarte un libro y te digo que te lo voy a entregar mañana, debo cumplir con mi palabra. Sí te aseguro que guardaré tu secreto debo hacerlo. Si quedo de verte a las 8, debo llegar a las 8.
Para este punto yo recomiendo pensar antes de prometer, ofrecer, hablar poco y no comprometerse a lo que no sabemos sí seremos capaces de cumplir o no.

2. Jamás traicionar la confianza del otro revelando sus confidencias. El tema del secreto es delicado porque en ocasiones alguien puede darnos una información confidencial que nos involucre y que nos ponga en un predicamento sobre sí denunciar esa información o no. De preferencia, es mejor evitar el enorme compromiso de ser depositario de un secreto. Pero es indispensable guardar para uno mismo lo que los demás nos confían.

3. Apegarse siempre a la verdad. No inventar excusas. No decir que sabes algo que no sabes, o que tienes un nivel de estudios que no tienes. Mucho menos difamar al otro. Si no sabes: dilo. La mentira es muy difícil de perdonar. Así lo creo yo. Porque cuando nos mienten nos están devaluando, creen que somos tontos o que no somos dignos de la verdad. En una familia cuando hay secretos y mentiras uno pierde la confianza en sus padres y al mismo tiempo en uno mismo. Se pierde la confianza básica en la vida, que es esencial para el logro de los objetivos más elementales.
Es doloroso ver a madres o padres que se quejan de que sus hijos son ansiosos e inseguros sin que reconozcan que son ellos los que con sus mentiras, están haciendo que sus hijos se sientan así.

4. Hablar. Lo que quiero decir es que cuando callamos y queremos que el otro adivine lo que sucede o simplemente no explicamos lo que estamos pensando, el otro se siente muy inseguro frente a nosotros. Explica brevemente lo que te pasa: sí estás de mal humor, y no tienes ganas de hablar por lo menos dile a la persona con la que estás: “estoy de mal humor, ya luego platicamos”. Porque si no dices nada con tus palabras y sí dices todo con tu lenguaje puedes confundir y hacer sentir mal al otro. Dí lo que sientes y lo que pienses. Al hacerlo dejas de lastimar al otro y te acercas a él.

5. No te hagas expectativas falsas ni se las des a los otros. Asegúrate de entender bien el discurso del otro y también verifica que el otro entienda exactamente lo que dijiste. Recuerda que tu dices lo que dices y el otro escucha lo que escucha, por eso, sobre todo en cuestiones importantes, debes verificar que tu mensaje haya sido claro y que el otro lo haya entendido.

6. Pide perdón y repara el daño sí faltaste a tu palabra: es el único camino para recuperar la confianza que el otro puede perder en tí.

No olvides que la confianza sólo se pierde una vez!

2 comentarios en “La confianza en nuestras relaciones

  1. Ah, un tópico bien escabroso como es el de la confianza. Sin duda alguna hay quien cae en el error de confiar en todos, y otros que deciden confiar en nadie, extremos que no hacen bien alguno. Chido tema, por acá andaremos leyéndote desde el sureste, muchos saludos Rocío.

  2. gracias porque no sabia como actuar con una persona que tiene mucha confianza conmigo y me hase sentir biern ahora se que si me tiene confianza es porque me aprecia y no debo defraudar esa confianza nuevamente gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s