Lo que el dinero no puede comprar

La ambición por conseguir más y más dinero es una de las consignas de los tiempos que vivimos. La creencia de que sí tengo más voy a ser mejor, más feliz o simplemente más querido, prevalece entre muchos miembros de nuestra sociedad.

Así, por tener más dinero las personas trabajan demasiadas horas y dejan de convivir con sus seres queridos y se van alejando de ellos hasta que les son desconocidos. Otros, cometen delitos y fraudes que eventualmente son perseguidos y llegan a la cárcel o a sufrir otro tipo de graves consecuencias. Otros más se traicionan a sí mismos,  a sus padres, a sus hijos: se pierden, se venden.

Lo que nos hace falta es darnos cuenta de que aún no hay una tienda que expenda paz. No se vende la unión con los que amamos, no es posible comprar amistad, cariño sincero, compromiso solidario. El amor verdadero, el sentimiento del esfuerzo, del logro obtenido por vías legales, de satisfacción por el bien cumplido, no, todo eso no está en venta. Lo que se puede comprar vale eso: dinero. Lo que no es posible adquirir ni con todo el oro del mundo vale eso y más, o, por decirlo más atinadamente, no es posible de ser valuado.

¿Cuánto vale tu dignidad? ¿Y tu paz? ¿Y la felicidad de saber que tus amigas te quieren mucho, de verdad, por ser tu? ¿Y el gusto de recibir unas flores de una persona sincera? ¿Y el reconocimiento de unos hijos?

¿Habrá alguna pastilla que cure el sentimiento de haber actuado mal? ¿Cuánto costará?

 

Publicado por Rocio Arocha

Dedico mi vida profesional a compartir ideas y conceptos que pueden mejorar nuestra calidad de vida, ayudarnos a relacionarnos mejor con los otros, ser más conscientes del significado de ser personas y contribuir a evitar el sufrimiento innecesario.

3 comentarios sobre “Lo que el dinero no puede comprar

  1. Gracias Rocío por recordarnos lo que ya sabemos, pero que siempre se nos olvida: lo que mas vale, no se puede comprar con $$$$$. Saludos desde Tulancingo. Un beso

  2. MUY CIERTO QUERIDA ROCIO, ES LAMENTABLE QUE PERDAMOS TIEMPO EN COSAS QUE CREEMOS Q TIENEN PRIORIDAD, CUANDO LO REALMENTE IMPORTANTE ESTA FRENTE A NOSOTROS. NO EXISTE CANTIDAD Q PUEDA LLEGARLE AL COSTO DE LA PAZ…GRACIAS POR TUS RICAS REFLEXIONES QUE NOS HACEN DETENERNOS Y BAJARNOS DE LA MONTAÑA RUSA A LA Q NOS SUBIMOS TODOS LOS DIAS CUANDO MENOS NOS DAMOS CUENTA… A MI ME AYUDA MUCHO LA MEDITACION DE LA ROSA DEL MONJE Q VENDIO SU FERRARI PARA VOLVER A MI ESTADO DE PAZ…SALUDOS CARIÑOSOS Y GRATUITOSSSSSSS. ROSAS ELENA

  3. Un excelente artículo. Tienes toda la razón. Muchas personas se pierden, en todos sentidos por acumular riquezas, bienes, etc. Las cosas, son eso: cosas. La dignidad parece ser un valor olvidado y pareciera que cada vez importa más la bonanza económica excesiva, sin importar como conseguirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: