El amor y la adicción

Muchos de nosotros hemos amado o amamos actualmente a una persona que padece alguna severa adicción: al alcohol, a las drogas, a la ira, a la comida…

Yo creo que es una situación extremadamente compleja. Es muy fácil decir: es que eres codependiente. Cómo si al bautizar tu amor con una palabra pudiera simplificarse o devaluar una relación. Esa persona a la que amamos, que no ha podido quererse tanto cómo para superar un problema de adicción también merece amor. ¿Verdad que si?

¿Qué es lo más importante en un caso así?

En primer lugar renunciar a la expectativa de que nuestro amor es suficiente para “sacarlo” de ahí. En segundo lugar renunciar a la expectativa de que va a cambiar. No es que eso no sea posible, claro que lo es y muchos lo han logrado. Pero no ha sido sólo el amor de los otros. A veces necesitamos tocar fondo para atrevernos a pedir ayuda. A veces ni eso sirve. Así que, en segundo lugar considero que debemos considerar cuánto estamos dispuestos a pagar en esa relación. Si esa persona nos lastima o lastima a nuestros hijos debemos poner límites. A nuestros hijos les debemos protección, buenos ejemplos, respeto.

No dejes de amar. Pero cuídate, no des más de lo que puedas dar. No esperes más de lo que el otro te puede dar. No creas que lo vas a cambiar. No te faltes al respeto. Pero sigue amando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s