Los secretos: unen y separan

Cuando en una relación existe un secreto, algo sobre lo que ya no se puede hablar, un tema vetado o espinoso, la relación se va haciendo cada vez más distante. Si decides callar algo en una relación hazlo con la conciencia de que te irás separando, poco a poco pero irremediablemente, de esa persona. Nada separa más.

En una familia o en cualquier grupo, cuando un miembro se decide a compartir con alguien un secreto que no compartirá con los demás miembros, se sentirá muy unido a su cómplice, pero se irán separando y destruyendo las relaciones con los demás.

Si un secreto tiene fecha de expiración lejana, cuanto mejor haya sido guardado, más intereses habrá ganado: los daños serán inmensos. Las heridas incurables.

Si una madre, por ejemplo, hace cómplice a uno de sus hijos de un secreto, lacera sin remedio la relación de ese niño con los hermanos. Ese niño se sentirá muy unido a su madre, pero muy separado a sus hermanos o a su padre. No le hagas eso a un niño. No mientas, no lo hagas cómplice de secretos.

No permitas que alguien quiera hacerte cómplice de sus secretos. Esa sensación de unión que da la complicidad se paga muy caro: distanciarte de los demás. Recuerda que los demás pueden perdonarnos todo menos la mentira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s