El valor de tu familia

La familia es la fuente principal de identidad para cada uno de nosotros: de ahí venimos y a ella pertenecemos, nos ayuda a saber quiénes somos y porque hemos desarrollado la personalidad que poseemos. Es una fuente de conocimiento sobre nuestro lugar en el mundo.

Unos afortunados pertenecen a una familia que los respeta y los impulsa a desarrollar lo mejor de sí mismos. Una familia que se convierte en una red de apoyo y que permite que uno vaya por el mundo, cree, se desenvuelva, explore y permite tu regreso sin llamarte traidor por querer vivir.

Otros no lo son tanto y no pueden volar. Se quedan en un nido en el que ya no caben y sus alas se fracturan. Esos padres o madres que no permiten que sus hijos se vayan porque no saben estar solos y los manipulan y chantajean de formas directas o sutiles impidiendo así el desarrollo de los potenciales de sus hijos. Para ellos, su familia es una siniestra telaraña.

Saber moverse entre estar y amar al tiempo que se logra preservar la intimidad y las relaciones con el mundo es un arte, que, de conquistarse, permite y facilita la inmensa satisfacción de enriquecerse con lo nutricio que la familia tiene para dar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s