Experimentando la abundancia

Cuando sabes que posees todo lo que necesitas para hacer algo valioso con tu tiempo y logras experimentar alegría estás viviendo en la abundancia.
Si tu atención está orientada a todo lo que si tienes y logras agradecerlo estás viviendo en la abundancia.
Cuando logras dejar de preocuparte por aquellas situaciones que están fuera de tu control y te ocupas de lo que si puedes cambiar, estás experimentando la abundancia.
Las cosas existen cuando les ponemos atención.
Algunas creencias que nos limitan para experimentar la abundancia son:
1. Si tu me amaras, yo no tendría que pedirte lo que necesito. Esto es una reverenda tontería. El otro puede amarte pero eso no le da la capacidad de leer tu mente y adivinar tus necesidades.
2. Mi éxito va a despojar a alguien. Otra tontería. Tu éxito contagiará a otros que están en tu camino. Tu éxito alegrará a quiénes te quieran. Tu éxito puede ser una gran fuente de inspiración para otros.
3. Si recibo lo que quiero algo malo me puede ocurrir. Esta es una superstición sin ningún fundamento y sólo nos limita. Hay situaciones muy afortunadas y otras no. Lo más inteligente es fijar la atención en todo lo que si tengo, todo lo que si puedo y aceptar con valentía y hasta heroísmo, si es necesario, aquello que no puedo cambiar. Eso es experimentar la abundancia.

El poder para vivir en abundancia

El mundo es maravilloso cuando estamos en posibilidad de disfrutarlo: la vida nos ofrece siempre alternativas buenas si es que ponemos atención. ¿Cómo crear abundancia?

1. Siembra todos los días semillas de abundancia agradeciendo todo lo que SI tienes, dilo en voz baja, en voz alta, escríbelo, da las gracias a cada persona que hace algo por ti. Al menos agradece 20 bienes cada mañana.

2. Aprende a recibir: si alguien te quiere dar un regalo, recíbelo. Pide a los demás lo que necesitas y que puedan y quieran darte.

3. No compres nada que en verdad no necesites. Aprovecha lo que si tienes, pon orden en tus cosas, en tu ropa, en tu cocina, en tus papeles, así te darás más cuenta de todo lo que sí tienes. Y todo lo que no uses: regálalo a quién si lo aproveche. No acumules lo innecesario, en serio te lo digo: eso te hará engordar.

4. Admira y respeta a quiénes tienen dinero bien habido: no es malo ser rico. No envidies a los que tienen más que tu, más bien aprende de ellos.

5. Reconoce que el dinero es BUENO porque nos da posibilidades. No temas tenerlo. Quédate con algo de tu ingreso sólo para ti. Y no gastes, invierte. Invierte en experiencias buenas, en aprendizaje, en disfrutar con personas amadas y en tu futuro. ¡Pero no en comprar tonterías de marca que crees que te harán más bonita o más fina! La belleza y la elegancia no están en portar una marca.

6. Reconoce que te mereces el bienestar. Que mientras más tengas de todo, podrás hacer más felices a más personas. Y ama: ama todo lo que puedas y a cuántas más personas y animales y plantas y minerales:mejor!!!

Y si quieres profundizar en este tema escucha mi intervención en radio el martes 6 de enero a las 5 pm en Radio Centro, en el programa Historias de todos con Mari Carmen Quintana. Por internet lo puedes escuchar en http://www.emisoras.com.mx/centro/