Ignora lo improductivo

Evitar, alejarse, ignorar lo que es improductivo o dañino es una de las acciones que mayor bienestar aporta a nuestra vida. Si sabemos elegir adecuadamente nuestras prioridades, seleccionar lo que deseamos que esté en nuestro espacio, en nuestra agenda, si no perdemos el tiempo inútilmente con estímulos indeseables, críticas superfluas, pensamientos negativos o actividades estériles y valoramos cada hora del día con profundidad, la calidad de cada momento será mejor.

¿Si hoy fuera tu último día de vida, cómo dispondrías de tu tiempo? ¿Cuántas cosas ignorarías para tomar sólo lo esencial?

Para reflexionar, copio de la biografía que Safranski escribió sobre el maravilloso autor de Fausto, el sensible artista Goethe, este párrafo: “Goethe adoptó como principio la máxima de acoger en sí tanto mundo como pudiera elaborar. Pasaba de largo ante aquello a lo que no podía dar de alguna manera una respuesta productiva; dicho de otro modo, tenía una admirable capacidad de ignorar.”

Calidad de vida

Muchos de nosotros estamos buscando obtener una calidad de vida mejor. A veces creemos que eso sólo se puede alcanzar con dinero o una vez que hayamos logrado algo que anhelamos (una pareja, un grado académico, un hijo, un cierto peso, etc.). La verdad es que la calidad de la vida no depende ni del dinero ni de ninguna otra persona.

La calidad de nuestra vida depende exclusivamente de nosotros mismos y de lo que decidamos hacer con nuestro tiempo. He aquí algunas sugerencias que pueden incrementar la calidad de nuestra vida:

  1. Mantener un orden en nuestra casa. No acumular ropa o cosas que no usemos, reciclar lo que ya no necesitamos. Si no te tropiezas a diario con objetos rotos, desgastados, inútiles y tu vivienda es lo más linda y ordenada que puedas tener, cada día sentirás el placer de llegar ahí a descansar.
  2. Vivir sin prisas. No corras, no hagas más compromisos de los que con toda calma puedas atender. Dale a cada actividad el tiempo que merece, sin apresurarte, sin estresarte.
  3. Sé amable. Trata con especial cuidado a cada persona a lo largo de tu día. Mientras más amable seas la calidad de tu vida será mejor. No agredas, no insultes, no critiques, no lastimes el prestigio de nadie.
  4. Cumple con tus propósitos o metas que te hayas fijado. De poco a poco ir logrando objetivos nos aumenta el sentido de nuestra autoestima.
  5. Cuida cada área de tu persona: incrementa tus conocimientos, escucha música, ejercítate, come bien y cuida tu economía. No gastes lo que no tienes, eso sólo te generará dolores de cabeza y de cartera.
  6. Agradece lo que sí tienes y no le des vueltas a pensar en lo que no tienes.
  7. Disfruta de las miles de pequeñas cosas que hacen a la vida hermosa: una conversación con una amiga, un rico café, una flor, una nube, el rostro de una persona que amas, una interesante novela.

La calidad de cada día depende de nosotros mismos. Nadie puede ayudarnos si no lo hacemos cada uno.