Cambios en la vida

En ocasiones la vida nos presenta cambios que nos cuesta mucho dolor aceptar. Quisiéramos que las cosas se queden como están porque así estamos ya acostumbrados o porque nos sentimos bien así. Pero no es posible que así sea. Lo único permanente es el cambio.

Tenemos que dejar atrás algunas cosas para poder seguir en la vida. Cambios en las relaciones, en el trabajo, en hábitos, en modos de vivir. Ya sea porque nos estamos haciendo daño o porque la vida nos lo impone.

Mientras más tardamos en aceptar el cambio más doloroso es el proceso. Adaptarse a lo nuevo e incluso anticiparse para tomar precauciones es fundamental. A cada etapa le corresponden ciertas acciones.

Lo importante es seguir en la vida: con vida. Es decir, no dejarse caer ante el miedo que el cambio naturalmente nos provoca. Seguir cuidándonos y aprender a disfrutar de cada situación, al fin y al cabo todas las situaciones tienen sus ventajas. Depende de nosotros el saber aprovecharlas.