¿Tiene sentido la vida?

Esta es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos, especialmente cuando estamos atravesando por una situación dolorosa, una pérdida, un duelo, un sufrimiento. Preguntamos ¿porqué a mi? ¿que sentido tiene esto?.

A veces, nos podemos sentir cansados, aburridos, hastiados: las exigencias de nuestro medio, dificultades económicas, problemas familiares, decepciones amorosas…todo esto puede llevarnos a un estado que se llama vacío existencial (para la logoterapia) o depresión.

Vivir no siempre es fácil. A veces es muy difícil. Viktor Frankl, quién fuese prisionero en campos de concentración durante la segunda guerra mundial y quién funda la Escuela de Logoterapia en Viena, dedicó su vida a ayudar a otros a descubrir el sentido de la vida. “La vida tiene sentido bajo cualquier circunstancia” escribe Frankl. A cada uno de nosotros nos corresponde descubrir el sentido de nuestras experiencias, de lo que hemos recibido, de lo que hemos sufrido. Nadie puede hacer esa tarea por nosotros.

En el Instituto de Logoterapia trabajamos desde hace casi 20 años impartiendo un Diplomado en Logoterapia, para facilitar a quién lo estudia el camino del descubrimiento sobre el sentido de la vida.

Si te interesa, el martes 28 de Enero, a las 11 am, en los salones de la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, en la calle de Coscomate, Periférico Sur y Tlalpan, D.F. impartiré una plática gratuita sobre logoterapia, ya que abriremos un Diplomado a partir del martes 11 de Febrero. ¡Te espero!

Depresión y vacío existencial

En ocasiones, las personas nos confundimos entre la sensación de tristeza, enojo, depresión o vacío existencial. Sin duda es posible que estas emociones aparezcan mezcladas en nuestro sentir y que no logremos distinguir unas de otras. Es importante que reflexionemos en lo que estamos sintiendo y admitamos el dolor antes que intentar evadirlo con lo primero que tengamos a mano: alcohol, cigarro, compras, televisión, comida…

Si estás triste puede ser que estés pasando por una pérdida, un duelo, el rompimiento de una relación o la noticia de una enfermedad. Sí estás enojada, lo más probable es que hayas permitido un abuso y tu enojo sea contigo misma por no haberte defendido. También puede ser que seas la víctima de una situación injusta. Estar deprimido es diferente: es cuando sentimos apatía, ya nada nos interesa, no tenemos energía para seguir y pensamos que no hay esperanza para el futuro. Puede haber ideas de muerte y tristeza muy profunda. Sí ese es el caso es muy importante que te trates en una psicoterapia y/o con un psiquiatra.

Cuando lo que se sufre es vacío existencial la causa normalmente es que estamos en deuda con nosotras mismas: hemos dejado pasar la vida sin resolver una situación, hemos desaprovechado nuestro tiempo. Hemos creído que consumiendo más y más ese vacío se llenará. No hay modo de que con comida, drogas, sexo, ropa, cirugías estéticas o dinero se cubran los huecos del vacío existencial. Sí lo sientes, es el momento de ser honesto y admitir que debemos cambiar. Tal vez haya que pedir perdón, tal vez haya que pedir ayuda para controlar una adicción. Tal vez haya que empezar una dieta o buscar un trabajo. No dejes que la vida se te pase sin tomar decisiones que mejoren tu día a día, en serio, un día puede ser demasiado tarde.