Comida y sufrimiento

Muchos de nosotros hemos tenido problemas con nuestra relación con la comida. De hecho, un modo de conocernos es reconocer cuál es nuestra relación con la comida. Lo ideal es tener una relación amigable, agradecida y sana con la comida ya que de otro modo comer y sufrir se convierten en dos caras de una misma moneda.

Algunos tipos de sufrimiento relacionados con la comida son:

1. Seguir hambriento a pesar de haber comido.

2. No poder resistirte a ciertos tipos de comida que por cualquier razón sabes que no son adecuados para tí. Comerlos y sentirte culpable.

3. Sufrir porque tu peso no es el que tu crees que debe ser, avergonzarte de tu peso, estar enojada con tu cuerpo.

4. Gastar mucho en suplementos, dietas, comidas especiales y sentirte defraudada por no lograr bajar esos kilos que tienes de más.

5. Sufrir estreñimiento, gastritis, sentirte pesada, demasiado llena, tener acidez, agruras o cualquier padecimiento relacionado con tu modo de comer.

Sí estás padeciendo alguno de estos 5 tipos de sufrimientos relacionados con la comida, te invito a seguir leyendo y comenzar a aplicar estos sabios principios:

1.  Reconoce para qué estás comiendo en el momento preciso de estar comiendo. ¿Es un modo para dejar de sentir dolor? ¿Estás comiendo para evadir tus sentimientos?

2. Detente cada cinco minutos mientras estás comiendo y date una pausa para sentir sí ya estás satisfecho. En esa pausa, agradece el hecho de tener comida y dile a tu cuerpo que lo amas y que no quieres dañarlo.

3. Piensa en cómo puedes demostrar amor y respeto para ti misma mientras comes. Agradece a tu cuerpo el milagro de la digestión y se consciente de cada bocado.

Tu relación con la comida es una metáfora de tu relación con la vida.