Dejar ir

Dejar ir, soltar, no aferrarse, no controlar… Conforme nos vamos haciendo mayores (y eso es algo que sólo la muerte puede detener) debemos aprender a dejar ir: a los amores, a los hijos, a las creencias equivocadas, a los hábitos poco saludables, a las ideas sobre «el amor perfecto», «la amistad incondicional», «la felicidad absoluta»,Sigue leyendo «Dejar ir»