¿La infidelidad es un síntoma?

Esta es sólo una pregunta más de las miles que nos podemos hacer frente a una infidelidad. El concepto suele referirse a cuando en una pareja uno de los miembros sostiene algún tipo de relación afectiva o sexual con un otro.

Suele ocurrir en una pareja tradicional que aunque no se halla hecho explícito se asuma que habrá fidelidad por la dos partes. Y cuando se descubre la infidelidad la estabilidad de la relación se pone en juego.

Desde algunas perspectivas, la infidelidad es un síntoma de que algo está fallando en la relación de pareja y que entonces, si la pareja logra resolver el conflicto arribará a mejores puertos después de la infidelidad.

Tema por demás polémico pero siempre interesante.

Escucha nuestro programa este sábado a las 11:00 am en Radio El Heraldo. Estaremos hablando sobre infidelidad y psicoanálisis.

¿Perdonar una infidelidad?

Pocas experiencias más dolorosas que vivir una infidelidad de tu pareja. Nos sentimos traicionados, humillados, maltratados, enojados y muy tristes.

Una vez que se descubre hay un terremoto en nuestro interior. ¿Debemos perdonarla?

Si tu pareja te lo ha confesado podemos pensar que es porque quiere seguir contigo. Si ha sido un buen esposo, novio, padre, compañero y está dispuesto a no repetirlo, yo creo que puede valer la pena perdonarlo.

Si lo descubres y cínicamente lo niega o lo acepta pero no le interesa seguir contigo: debes tener la dignidad suficiente para dejarlo ir. Y si, perdonarlo con el tiempo pero no para regresar.

El perdón es un proceso, no un acto único. Un poco de “te quiero perdonar pero no sé si lo lograré” es lo más humano. Primero debes expresar tu enojo. Después llorar profundamente tu tristeza. Después, revisar tu comportamiento como pareja. Y al final, pensar en lo que más te puede hacer feliz.

Es muy difícil reparar un daño así, pero si tu descuidaste la relación y tu pareja en verdad quiere estar contigo, creo que en ese caso SI que vale la pena perdonar.

¿Tu pareja te engaña?

A ver, pensemos con cuidado y despacito… si tu pareja ya no quiere estar contigo: ¿para qué la quieres a la fuerza?, ahora bien, si quiere estar contigo y tu quieres estar con él ¿para que lo vigilas?. Cuando estamos atentas a cada paso que da el otro, que si llega tarde o que si escribe mensajes en su teléfono o se esconde para escribir un correo pues francamente hay dos caminos: uno de ellos es perseguirlo, husmear, buscar, contratar a un detective o tomar un curso de espionaje y destinar toda nuestra energía a “descubrir” que sale con otra. ¿Y cuando lo descubres? para empezar ya estarás totalmente desgastada. Sin energía, cansada, enojada, lastimada, devaluada. Si te lo niega lo más probable es que quiere seguir contigo. Si te lo acepta lo más probable es que quiere terminar la relación contigo. ¿Para que se lo dices?

Yo creo que cuando una le dice a su pareja: “ya te descubrí, me estás engañando” es ciertamente muy humillante. Si de verdad lo descubres o la descubres (porque la infidelidad no es cuestión de género) y se lo dices, te lo aseguro, sólo pierdes. Pierdes dignidad, valor ante el otro, autoestima…

¿Quieres seguir con él (o ella) aunque te sea infiel? Se vale. Se vale decidirlo en lo que tomas fuerzas, en lo que juntas recursos, en lo que te tratas para recoger los pedazos de tu valía y te armas de nuevo… se vale decidirlo porque sí y ya. Pero en ese caso: no se lo digas!!! Nada, ni una palabra, ni un gesto. No le des ese placer. No se lo merece. No es justo que además de todo, te quedes con él (o ella) sabiendo él (o ella) que tu sabes y aún así te quedas.

Celar al otro es darle todo tu poder. No somos dueños de nadie, porque lo seres humanos no somos objetos con títulos de propiedad. Date a ti misma el valor que tienes. Si alguien ya no quiere estar contigo: que se vaya, te hará mucho más daño vivir con las migajas del otro. Darle al otro tu poder personal es revelarle que conoces su infidelidad. ¿Porque no mejor te guardas el secreto para ti y planeas muy bien una estrategia? ¿que opinas?

Mi pareja me es infiel

Padecer la experiencia de la infidelidad de una pareja es un reto psicológico de grandes dificultades. Descubrir el engaño, lidiar con la ira, sufrir la tristeza, admitir la traición y sobrevivir con dignidad son algunas de las tareas que ésta situación presenta.

He aquí algunas ideas que pueden ayudarnos en éste doloroso proceso:

1. Reconocer que el infiel es infiel con independencia de cómo seas tú: esto significa que el otro necesita engañar con independencia de cómo seas tú, sí estás más delgada, sí eres más culta, sí te cambias el corte de pelo, sí eres más divertido o sí sabes más de cocina japonesa no importa. El que quiere cometer la infidelidad lo hace al margen de cómo sea su pareja.

2. No te lo tomes personal. Yo sé que esto es muy difícil pero es muy necesario entender que no te lo está haciendo a tí. Se lo está haciendo a sí mismo. El primer traicionado en la infidelidad es el que es infiel, se está traicionando a sí mismo.

3. No te humilles ni pierdas tu dignidad bajo ningún concepto. No hay persona que merezca ponerse en una situación así. Sí quieres seguir con tu pareja entonces NO hables del tema, cada vez que sacas el tema a relucir, o hacer cualquier referencia a la situación la LLENAS de energía y te lastimas irremediablemente. NO lo acuses, NO le eches en cara, NO busques pruebas. También puedes decidir terminar la relación y en ese caso hazlo cuando estés fuerte, tómate el tiempo que QUIERAS y alimenta tu espíritu.

4. Aprovecha ésta oportunidad para crecer. NO TE CULPES. Tú no tienes la culpa. De lo que sí eres responsable es de la ACTITUD con que tomas ésta situación: debes usar ésta situación para crecer. Aprende cosas nuevas, haz ejercicio, ponte guapa, toma un nuevo curso, trabaja con más empeño, diviértete. Es el mejor modo de canalizar la ira.

5. La ira es fuego. El fuego puede destruir y convertir en cenizas lo que toca. NO permitas que eso suceda, no destruyas al otro y mucho menos te destruyas. El fuego también puede transformar. Canaliza tu ira en energía positiva para tí. Usa esa fuerza para poner un negocio, acabar una carrera, correr un maratón o aprender un idioma. Deja de pensar en el tema. Ya pasó y aunque tu EGO es lo que más te duela (lo cuál es normal) debes tener la humildad para reconocer que sí, a tí te pueden engañar.

6. Sé humilde. No todo el mundo nos quiere y no siempre nos quieren cómo nosotros queremos. Sé tolerante a la frustración. Pero sobre todo, sé digna. Que el dolor no te rebase. Que te haga ser más grande y no más pequeña. No insultes a tu pareja. No te metas con la persona con la que se ha cometido el engaño. Intenta perdonarlos. Reza por él y por ella. Desea el bien para ellos. Desea y trabaja por tu bienestar. Agradece la experiencia de vida.

7. Disfruta de las cosas más pequeñitas: una flor, un pajarito, una rica comida, mirar el cielo, estar viva.

8. Incrementa tu círculo de amistades, inscríbete a un grupo, lee, diviértete. La vida no se acaba aún. Tu felicidad no puede depender de otra persona. Tu felicidad es una decisión interna. Perdona. Perdonate a tí misma por lo que te hayas lastimado en éste proceso.

9. Es un duelo con todas sus etapas. Va a pasar el dolor. Te lo prometo. Y vas a salir fortalecida. Depende de tí.

10. Habla del tema con quiénes lo hayan vivido, te van a entender. Y luego, deja de hablar del tema. Dale la energía de tus palabras a temas más constructivos para tí.