Disfrutar de la vida

Se puede disfrutar de la vida aún a pesar de los problemas o sufrimientos que estemos atravesando. Se debe disfrutar de la vida: nos los debemos a nosotros y las personas que nos rodean se verán también beneficiadas si lo hacemos.

Ser feliz es un regalo para los que nos aman. Además, tu sistema inmunológico te lo va a agradecer. Mejorarás tu salud.

Deléitate con los placeres de la vida cotidiana: el olor de una naranja, el sabor de un chocolate, la luz del sol, las flores y los árboles…

Piensa en las cosas bellas que disfrutas, en los recuerdos gratos, en los momentos divertidos, en las personas lindas que quieres. Disfruta del arte: observa una pintura, escucha música, lee poesía o una buena novela, admira las grandes obras de la humanidad.

Aún a pesar de lo difícil que pueda ser, a veces, la vida, es nuestra tarea aprender a disfrutar de la vida.