Equivocarse y admitirlo

Cuando cometemos una equivocación tenemos siempre dos alternativas: admitirla o negarla. Si la niegas, los implicados dejarán de respetarte. Tu no tendrás posibilidades de crecer. Tu mismo te irás perdiendo el respeto poco a poco. Te lamentarás mucho por no aprender de tus errores. Si admites tu equivocación los implicados sentirán cierto alivio. Se equivocóSigue leyendo “Equivocarse y admitirlo”

La importancia de reparar

Todos nosotros hemos lastimado a otros. Unas palabras fuera de lugar, una crítica que fue dura, una ofensa inadvertida. A veces, un mal día o el cansancio nos hacen decir algo que realmente no sentimos o que si sentimos pero que no es necesario comunicar. Y decimos palabras que luego nos generan arrepentimiento y malestarSigue leyendo “La importancia de reparar”