¿La infidelidad es un síntoma?

Esta es sólo una pregunta más de las miles que nos podemos hacer frente a una infidelidad. El concepto suele referirse a cuando en una pareja uno de los miembros sostiene algún tipo de relación afectiva o sexual con un otro.

Suele ocurrir en una pareja tradicional que aunque no se halla hecho explícito se asuma que habrá fidelidad por la dos partes. Y cuando se descubre la infidelidad la estabilidad de la relación se pone en juego.

Desde algunas perspectivas, la infidelidad es un síntoma de que algo está fallando en la relación de pareja y que entonces, si la pareja logra resolver el conflicto arribará a mejores puertos después de la infidelidad.

Tema por demás polémico pero siempre interesante.

Escucha nuestro programa este sábado a las 11:00 am en Radio El Heraldo. Estaremos hablando sobre infidelidad y psicoanálisis.

Adicción: lo que no puedo decir

Algunas interpretaciones de la palabra adicción sugieren que significa A (negativo) Dicción (decir), o sea NO DECIR.

Podemos pensar que cuando no hablamos sobre lo que nos ha lastimado, lo que nos ha dolido o las cosas que han ocurrido en nuestra infancia o en nuestra juventud, lo traumático que nos ha ocurrido, solemos refugiarnos en algún tipo de adicción.

Estar cerca de quién está comenzando a tener problemas con las sustancias adictivas es muy importante para prevenir que se convierta en una situación crónica, peligrosa, incluso mortal.

En el psicoanálisis, el paciente encuentra un espacio para hablar de lo que le duele, lo que le afecta, lo que lo hace sufrir. Ser escuchado atentamente y poder poner afuera de nosotros eso que nos hace tanto daño, es un modo de prevenir el verse atrapado por la adicción.

Escucha este sábado 28 de septiembre, a las 11 am nuestro programa de radio en el 98.5 FM en El Heraldo Radio, el programa Dialogando, en donde tres psicoanalistas profundizaremos en el tema de las adicciones.

¿Para qué ir a psicoanálisis?

Vivir es difícil. Convivir es complicado. Los impactos de pasar de una etapa de desarrollo a otra son muchos. Dejar la infancia, atravesar por la adolescencia, establecer una relación de pareja, obtener logros, fracasar, experimentar el dolor de personas a las que amamos: estas y muchas otras situaciones pueden y deben ser elaboradas. Entendidas, trabajadas, simbolizadas. Si no lo hacemos, se van acumulando, nos vamos resistiendo, podemos deprimirnos o desarrollar síntomas que son señales de que necesitamos una adecuada elaboración. El psicoanálisis es el espacio para ser escuchados objetivamente. Para poder digerir, rumiar, pensar, masticar esas situaciones y ponerles nombre, acomodarlas, ordenarlas. Cuando lo hacemos, logramos ser menos impulsivos, menos acomplejados, y, especialmente, adquirimos mayor responsabilidad sobre nuestros actos. Este y muchos otros argumentos explicaré en la conferencia que estaré ofreciendo, gracias a la invitación de la Asociación Psicoanalítica Mexicana en “El Péndulo” de Álvaro Obregón, Col. Roma, el martes 25 de abril a las 7:30 pm. La entrada es libre. Te espero.

Pendulo