Deja de sufrir

En verdad que en una vida hay tragedias y hay contratiempos. Afortunadamente, la mayor parte del tiempo lo que nos ocurren son contratiempos que tienen solución y que pueden convertirse en fuentes de crecimiento y aprendizaje.

Para ello requerimos de poner en práctica ciertos conocimientos.

Mañana a las 5 pm podrás escuchar sobre este tema en el programa “Historias de todos” con Mari Carmen Quintana, en el 1030 de AM, en Radio Centro.

Si quieres escucharlo por internet usa esta liga: http://www.emisoras.com.mx/centro-df/

Te espero!

Sufrir para ser querido

¿Cuántas personas conoces que “sufren” o dicen que sufren para ser queridas? Esas que te narran sus sacrificios cómo: “me divorcié por ti querido hijo, para que tu padre no te dañara” o también: “me quedé con tu padre por ti, para no dejarte sin padre”… y así podemos seguir enumerando ejemplos de personas que al no poder hacerse responsables de sus actos te echan la culpa de lo que hicieron o dejaron de hacer por ti. “Tú me haces enojar” es otro clásico aunado al de “sólo puedo ser feliz contigo”.

Que difícil resulta asumir que NADIE es responsable de nuestro sufrimiento, ni de nuestro bienestar, más que nosotros mismos. Esto desde luego es válido a partir de la edad adulta que no muchos alcanzan en su psiquismo si bien no pareciera ante su edad cronológica. Nuestras alegrías y penas dependen, fundamentalmente, de nuestros pensamientos y de nuestros actos. Claro que un otro puede ser grosero, agresivo, indiferente incluso con nosotros pero depende sólo de cómo decidamos responder a ello si se va a poner en juego nuestro bienestar emocional.

Es un recurso muy popular y gastado el de aparentar dolor para obtener a cambio, un amor o reconocimiento que no logramos adquirir por medios menos manipuladores y agresivos. Es una agresión muy grande hacer sentir al otro cómo una persona terrible con ese inmenso poder de dañarnos. Lo peor es creerlo y vivir en ese sentimiento de culpa que engancha y que limita poderosamente nuestra libertad.

Atrévete a ser feliz aunque eso no te gane reconocimiento o afecto (que hay que decirlo, si viene desde la compasión o la culpa es superficial y vano). Atrévete a pensar qué es lo que te hace sentir bien y te ayuda a dejar el chantaje cómo tu forma básica de relacionarte.