Convertirse en madre

Convertirse en madre supone unos retos psíquicos por demás complejos. A partir de que una mujer descubre que está embarazada se enfrentará a diversos miedos: la salud de su bebé, su aspecto físico, los cambios en su cuerpo, los cambios en la relación con la pareja.

¿El padre del bebé va a contribuir a su educación? ¿Los abuelos nos ayudarán a cuidar de este niño o niña? ¿Habrá complicaciones en el parto? Estas son sólo algunas de las miles de preguntas que naturalmente se hace una futura madre.

Criar a un hijo de modo satisfactorio no es fácil. Ocurren regresiones que nos llevan a nuestra propia infancia, incluso comenzaremos a cuestionar a nuestra propias madres. El tema es muy amplio y a todos nos compete. Informarnos sobre la crianza puede ayudarnos a hacerlo mejor, ninguno nacimos sabiendo ser madres o padres.

Escucha nuestro programa Dialogando con los Psicoanalistas, éste sábado 16 de noviembre, a las 11 am en Radio El Heraldo. 98.5 FM. ¡Te espero!

El duelo

Cada pérdida nos conduce a un duelo, en el mejor de los casos.  Dolerse e iniciar un combate interno entre la aceptación y la negación de la muerte y de la pérdida es lo más humano.

Cuando alguien llora, se siente triste, padece el dolor de la pérdida está haciendo un homenaje a la persona que ha perdido. Es necesario registrar el dolor, expresarlo, elaborarlo. Pretender que no ha pasado nada, fingir que somos fuertes y que podemos seguir como si nada frente a la muerte de un ser querido, no solo es absurdo sino muy peligroso.

Los duelos no se llevan a cabo sólo frente a la muerte, sino a las tantas pérdidas que tenemos a lo largo de la vida: la pérdida de la juventud, de la salud, de cierta posición social, de ilusiones, de trabajo…

Escucha nuestro programa Dialogando con los psicoanalistas  el sábado 2 de noviembre a las 11 am, el tema será El Duelo. Radio El Heraldo 98.5 FM

 

 

The Joker o la gestación de un psicópata

En esta espectacular cinta podemos rastrear las condiciones de infancia que pueden conducir al desarrollo de la psicopatía, menciono algunas:

Una madre negligente, enferma, que miente,  que niega la realidad y  abusa de su hijo y además le impide separarse de ella aun en su vida adulta.

Otro factor fundamental es la ausencia del padre. El padre como introductor de la ley, el padre que ayuda a separar al hijo de la madre desarticulando la peligrosa simbiosis entre madre e hijo. El padre que da identidad, no sólo con su apellido sino con su ejemplo.

Y además: el rechazo social a la enfermedad mental. Además de disfrutar de una magnífica fotografía, una actuación magistral, un argumento fascinante, esta cinta nos obliga a reflexionar sobre nuestras actitudes frente a las personas con problemas físicos o psicológicos.

Suicidio

Una solución permanente para un problema temporal.

Lamentablemente cuando se toman decisiones de suicidio, se hace pensando que el dolor que estamos experimentando en ese momento va a quedarse en nosotros para siempre. Y el dolor que se siente es enorme, profundo, intolerable. Y en ocasiones, es de suponerse que es desde ahí desde donde se toman decisiones que no tienen forma de revertirse, de reparar.  Si se habla, si se analiza, si se elabora, se va a acomodando, va doliendo un poco menos. Hablar es desahogar, es acomodar. Es encontrar que otros también han pasado por momentos difíciles y los han superado.

Es importante que pensemos en qué todo pasa. Eso que hoy me parece terrible y definitivo va a pasar. Un día me va a dejar de doler. Y también es fundamental pedir ayuda. No podemos creer que solos podemos con esto. Si alguien te habla sobre sus ideaciones suicidas debes comentarlo con profesionales. Es una irresponsabilidad no hacerlo.  Para eso existe, entre otras cosas, la ayuda profesional de psiquiatras y psicoterapeutas.

Escucha el programa “Dialogando con mis psicoanalistas este próximo sábado 5 de octubre en el 98.5 de FM. En Radio El Heraldo. De 11 a 12 pm.  Profundizaremos en el tema del suicidio. Te espero.

Adicción: lo que no puedo decir

Algunas interpretaciones de la palabra adicción sugieren que significa A (negativo) Dicción (decir), o sea NO DECIR.

Podemos pensar que cuando no hablamos sobre lo que nos ha lastimado, lo que nos ha dolido o las cosas que han ocurrido en nuestra infancia o en nuestra juventud, lo traumático que nos ha ocurrido, solemos refugiarnos en algún tipo de adicción.

Estar cerca de quién está comenzando a tener problemas con las sustancias adictivas es muy importante para prevenir que se convierta en una situación crónica, peligrosa, incluso mortal.

En el psicoanálisis, el paciente encuentra un espacio para hablar de lo que le duele, lo que le afecta, lo que lo hace sufrir. Ser escuchado atentamente y poder poner afuera de nosotros eso que nos hace tanto daño, es un modo de prevenir el verse atrapado por la adicción.

Escucha este sábado 28 de septiembre, a las 11 am nuestro programa de radio en el 98.5 FM en El Heraldo Radio, el programa Dialogando, en donde tres psicoanalistas profundizaremos en el tema de las adicciones.

Madurez: saber elegir

A la mitad de la década de los 50’s ocurren un sin fin de cambios fisiológicos que nos avisan que la vejez se está acercando a pasos agigantados. Psíquicamente,  la madurez debe ser el signo primordial. Para Clarisa Pínkola Estés es la Edad de la Elección.

Elegir el modo de ocupar nuestro único recurso no renovable: el tiempo. Ya sabemos que estamos más allá de la mitad de nuestra vida, que no queda un minuto que perder. Y perder el tiempo significa en mi opinión:

  • Estar con personas que nos agreden, que no nos quieren, a las que les caemos mal.
  • Discutir cuando ya sabemos que nuestro interlocutor no es capaz de escuchar, de reconocer, de admitir otros puntos de vista.
  • Leer textos mal escritos, insulsos, violentos.
  • Sostener conversaciones inútiles, superfluas, absurdas.
  • Usar los recursos en banalidades que no reditúan.
  • Descuidar nuestra salud, nuestros bienes, nuestras relaciones, los logros alcanzados.
  • Rumiar una y otra vez acerca de lo negativo y dejarse atrapar en el enojo o la desesperación.
  • Intentar cambiar lo que no se puede cambiar.

Aprender a vivir es un proceso muy largo: es urgente, a los 55, poner en práctica lo aprendido y seguir aprendiendo, tomando apuntes, repasando las lecciones, haciendo la tarea, estudiando acerca del enigma de estar vivos. Sin perder el tiempo, que queda poco. No vaya a ser que nos reprueben en el examen final.

 

 

Tus hijos no son tus hijos

El inspirado y sensible poeta libanés Kahil Gibrán lo expresa perfectamente: “son hijos e hijas de la vida deseosa de si misma. No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen”.

¿Cuántas veces les has cobrado lo que has hecho por ellos, como si te lo hubiesen pedido?, ¿Cuántas veces has intentado, en nombre del amor, controlar sus decisiones?

“Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellas viven en la casa del mañana que no puedes visitar, ni siquiera en sueños” – sigue el poeta.

¿Cuántas veces quieres que piensen y sientan como tu?, ¿Cuántas veces quieres diseñarles el futuro que tu crees será el mejor para ellos?

Y continúa el gran Gibrán: ” puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer. Tú eres el arco del cual, tus hijos como flechas vivas son lanzados. Deja que la inclinación en tu mano de arquero sea para la felicidad”.

¿Somos capaces de regalarles su vida?, ¿ de permitirles irse, apartarse, alejarse y no chantajearlos, manipularlos por soledad, miedo, narcisismo, codependencia o necesidad de control?